miércoles, 28 de abril de 2010

MANUEL FELIPE RUGELES, SU POESIA Y EL "GRUPO VIERNES"

Mireya Vàzquez Tortolero

http://www.arteliteral.com/al/images/stories/manuel%20felipe%20rugeles.jpg
INTRODUCCIÓN


Si damos una mirada rápida a las antologías poéticas universales, y aun latinoamericanas, veremos la falta de proyección de autores venezolanos. En medio de grandes poetas de todos los países latinoamericanos y muestras de sus grandes poesías, Venezuela --tierra de poetas-- está muy pobremente representada.
Uno de los poetas venezolanos de embergadura, por su temática y estilo propio, es Manuel Felipe Rugeles, tachirense, poeta de la sencillez, del arte provinciano; cantor de la montaña, del hombre trabajador, de la naturaleza de su tierra, de los niños; a quien no se le ha reconocido como se debería y a quien habría de dársele el lugar que merece por su obra.
Forma parte de la Generación del 18, generación que aspira a superar los ideales estéticos del Modernismo; quiere librar las letras venezolanas de los moldes tradicionales; poner al país a la altura de las nuevas corrientes europeas y elevar la lírica nacional al nivel que le corresponde. Poetas importantes de esta generación forman el Grupo Viernes que tuvo una existencia corta (1936-1939), pero con ideales muy claros. Entre sus características está la de incluir escritores de generaciones y credos diferentes, pero dispuestos a la convivencia y al diálogo. Poetas de la calibre de Vicente Gerbasi, Luis Fernando Alvarez, Fernando Cabrices, Otto De Sola, José Ramón Heredia, Angel Miguel Queremel, Pablo Rojas Guardia, Pascual Venegas Filardo fundaron este grupo, poco a poco se fueron incorporando otros poetas, entre ellos Manuel Felipe Rugeles, Juliàn Padrón, Pedro Sotillo, Pedro Grases y muchos otros.



¿QUIÉN FUE MANUEL FELIPE RUGELES?

Manuel Felipe Rugeles, tachirense, poeta de la sencillez y del arte provinciano; fue un hombre universal por la grandeza de su poesía. Nacido en 1903, cuando la escuela modernista se encontraba en su máximo esplendor, era conocedor de hermosas metáforas, de símbolos y de la belleza en general. Sin embargo, su medio lo llevó a recrearse en la sencillez de la montaña y en la contemplación del campesino. El autor se complacía y recreaba cuando cantaba al trabajo y a la vida del hombre del campo; por eso, cantó a la naturaleza de su tierra y disfrutó de su belleza. Si deseamos perfilar mejor el terruño inspirador del poeta, podemos recordar las palabras de Pedro Pablo Paredes (marzo-junio:1961) cuando comenta que San Cristóbal es una

Región característica de los Andes, ésta invita (...) más al recogimiento que al devaneo de la calle, más a la meditación sosegada que a la petulancia declamatoria, más a la melancolía que a la algazara, más a la interiorización espiritual que al énfasis comunicativo, más al silencio creador que al ruido innecesario. Por eso, en ninguna otra zona patria se percibe como aquí (...) lo que por entrañablemente castizo llevamos en la sangre. La austeridad religiosa de las costumbres, la legitimidad de las expresiones folklóricas, el rechazo institutivo de cuanto pretende suplantar lo nuestro, la integridad (...) del idioma, la sencillez a toda prueba (pp 17-30)


Es este medio, este ambiente provinciano el que sirve de inspiración a Manuel Felipe Rugeles y como ejemplo, hemos escogido los siguientes fragmentos de su poesía.


http://jardinplantas.com/wp-content/2010/01/proteger-jardin-pajaros.jpg

Todo el silabario de los pájaros
me lo sabía de memoria en el campo,...
Entonces,
distinguía en el concierto
silvestre,
la sinfonía de los canarios,
el dúo de los carpinteros
el capricho de las alondras.

(El montañés en la ciudad)

http://www.foropicos.net/varios/06501.BREZ.JPG
Alrededor de la aldea
las amapolas del campo
despuntan como luceros
rojos en el verde pasto

("Esta es la tierra nuestra"
(Aldea en la Niebla)


Fue de alfarero la mano
que en la aldea nos bendijo
y de hornero la otra mano
que nos enseñó el oficio.
La arcilla nos dio el secreto
de transformar su destino.
........................
El agua que es nuestro vino
siempre en vasijas de barro
la bebimos.

("Alfarero"
.Aldea en la Niebla)


Como vemos, el estilo poético de Rugeles es muy original, ya que, aunque tiene como antecedente la escuela modernista y vive el período vanguardista que se estaba gestando en Venezuela para ese momento, posee una obra personal. Félix Armando Núñez (julio-agosto 1953) afirma que en ella vemos como "la animación rítmica y el colorido emulan con profundo sentimiento de justicia social rayano en la cólera y la imprecación contra la mentira de los demagogos".(p. 16)

Por su parte, Pedro Pablo Paredes (marzo-abril, 1955) ha dicho que
Manuel Felipe Rugeles, en cuanto que es constructor de poemas, se sitúa, muy inteligentemente, a igual distancia del esmero orquestal modernista y de las libérrimas estructuras establecidas por el vanguardismo.

Como andino legítimo que es, rehuye lo declamatorio, que pasa sobre lo verdadero como sobre ascuas; y, fiel a su raigambre castiza, en actitud tan instintiva como consciente, aplica a los metros de tradición sólo cuanto los pueda identificar con la contemporaneidad creadora.


Como decíamos anteriormente, el autor hace gala de una poesía muy suya y de un estilo propio. Su temática será con frecuencia la tierra

Los poemas recopilados en Cantos de Sur y Norte poseen una gran carga emotiva; las imágenes están cargadas de gran sensibilidad que fácilmente se traslada al lector. Allí aparecen colinas, trinos, rebaños, etc. que muestran un gran amor por la tierra. Entre otros veamos algunos ejemplos.

Se estremece el trigal con la neblina
y es azul, tan azul que no parece
trigal, sino una ola que se empina
cuando el aire de súbito lo mece.

Al mediodía es oro. Crencha fina
de doncella que en púdico amanecer
Sólo ya con la tarde languidece
y torna a encapotarse en la neblina.

Al viento que se lleva en el voleo
la corteza del grano ya maduro
lo sigo, lo persigo, lo deseo,

Para aventar del corazón, amigos,
la ruín escoria hasta dejarlo puro:
¡puro como la harina de los trigos!

("Trìptico del color del Ande"

Cantos del Sur y el Norte

En el poema expuesto anteriormente, Rugeles presenta, con gran maestría, el colorido y la musicalidad del modernismo, y también utiliza con arte el soneto, una de las formas tradicionales de la poesía.

Manuel Felipe Rugeles jugó constantemente con los colores: el verde, el azul, el morado y el amarillo aparecen en sus poemas con maestría y plasticidad., propias del movimiento literario al cual perteneció

A continuación, disfrutemos de otros poemas.

Con su fresco donaire se perfila
sobre la roja arcilla del florero
la ramita morada de la lila
que disuelve fragancias de romero

Ella en el reino de su mundo asila
el fuego del ocaso, y un reguero
de su aroma recóndita desfila
al sacudirse se ramaje entero.

Sobre la huella del nogal se advierte
el gajo en plena languidez y asombra
su vida breve y su pequeña muerte.
Signo y escudo de la primavera
cuidan de ella hasta en la misma sombra
las espadas que yergue la palmera.
("Trìptico del color vegetal

Cantos del Sur y del Norte.)


Decid: ¿Quién trajo el eco
de flautas pastoriles y enterradas?
¿Y quién lanzó, temblando hasta mis hombros
la primera semilla de la ulmaria
presta a hacer con aire de neblina
por encender el surco y la alborada?
Están lloviendo azules en mis ojos
Están gritando soles en mi espalda.
Me asaltan las petunias, los claveles,
los capachos, los mirtos y las dalias.
Mariposas me escoltan en la brisa
los bueyes tardos por mis pasos andan
La más humilde yerba me saluda
Hasta el sauce balbuce una palabra.
Vibran detrás de mí verdes arroyos
Pájaros ciegos a mi lado cantan
Las abejas me rondan con sus mieles
Para mí sólo hablan de amor las águilas

"Cantos del Sur y del Norte"


Como se ha podido observar, está palpable la presencia de la tierra, del hombre y de la naturaleza en toda su plenitud. Continuemos con la visión de la naturaleza en la obra del autor. Otro poema significativo es el siguiente
El árbol-sin quererlo-
se circunda de frutos
y de pájaros

En el muro arde el sol de la mañana
y prosperan la yedra y las orquídeas.

Al río prolongan las estrellas
el nocturno infinito de las horas
y la brisa le trae el don del cielo.

El hombre, solo el hombre
se corona de sueños,
se alimenta de imágenes
se viste de recuerdos.
Y a veces va, de puerta en puerta,
de laberinto en laberinto,
y de espacio en espacio,
como un dios con su llama
hasta alcanzar la eternidad del canto.

("El hombre,Sòlo el hombre")8



En este poema están presentes los rasgos del vanguardismo, tanto en la forma como en la temática. Así que podemos confirmar lo que ha dicho Paredes: Entre aquélla y ésta queda alinderada su personalidad lírica, de signos, (según hemos visto) inconfundibles. (p.111). Como podemos observar, el bucolismo está altamente representado por la poesía de Rugeles; él se siente integrado a la naturaleza. Guillermo Díaz Plaja (septiembre-diciembre. 1955, 75) ha comentado que la retina de Rugeles es especialmente sensible a los cromatismos, y por eso ha podido captar la "ramita morada de la lila", la "flor que en azul de azules amanece", la orquídea cuyo color es "morado poniente"; y el mar que ofrece una "ebriedad de azul". Estos constituyen ejemplos que sorprenden al lector y lo hacen disfrutar desde la primera lectura.


En el prólogo a la obra Manuel Felipe Rugeles, poeta del Hombre y de la Naturaleza, Juan Manuel Gonzàlez (1978) ha escrito que

Manuel Felipe Rugeles afianzando en su emotividad y la realidad de nuestra geografía, manejó con maestría los colores. Su poesía, con frecuencia, por espontaneidad inspirativa, se mueve entre el impresionismo, entre lo objetivo y lo subjetivo, predominando lo primero como constante en sus poemas de mayor jerarquía (p.XII)


Otro tópico de la obra de Manuel Felipe Rugeles está referido a la Poesía Infantil. Su obra magistral Canta Pirulero, publicada en 1950, está cargada de gran sensibilidad y belleza; por esta razón, nos atrevemos a afirmar que debería ser una obra obligatoria en las aulas de la "Educación Primaria". De esta forma, nuestros niños llegarían a sentir la belleza de la poesía, la sensibilidad de la creación de este gran poeta, y de esta manera se aproximarían a una hermosa literatura, tan cercana a ellos.


http://1.bp.blogspot.com/_iefIjPVXMbI/Sk0Hd_uWk1I/AAAAAAAAAHI/wkFuKbbohRU/s320/Nueva+imagen+(12).png
Ernestina Salcedo en la obra de 25 Clásicos Venezolanos (1980) nos acerca a la poesía infantil de Rugeles diciendo: Los que nos hemos ocupado de este libro (Canta Pirulero), estamos de acuerdo en considerar que su éxito se debe a que el autor logró superar el didactismo, el compromiso moralizador, la puerilidad diminutiva. Manuel Felipe Rugeles intuyó, con la propia visión de niño que llevaba latente, que a nadie mejor que a éste le es dado sentir y comprender la imagen, puesto que su mundo está hecho de metáforas.(p.237)


Disfrutemos de algunos ejemplos del poeta con tema infantil.


En caja de nacar
la perla ha nacido
y en caja de nácar
mis ojos la vieron.

Que es gris dicen unos
Otros, que es azulada.
Que tiene un ariente
de rosa, lejano.
Del mar de las perlas
de luz del Caribe.
La perla que he visto
la quiero en tus manos.
Nieve de tu cuello

Luz de tu garganta
¡Niña de la isla
mi perla más blanca!

("Perla".Canta Pirulero).


Cuida siempre de mis vidas
y mis ramajes floridos
En mis troncos y raíces
no quiero ver cicatrices
Cuida de mi fruta verde
Si es tu amigo el que me nombra
recuérdate que doy sombra
Sálvame del que se empeña
en hacer del árbol leña
y del hacha y del hachero
como el rayo traicionero.

("Manifiesto del árbol"
Canta Pirulero)



¡Ay mi lorito
lorito real!
¡Ay mi lorito!
vamos a hablar
mas no de España
ni de Portugal.
¡Cuántas palabras
repites ya
con increíble
facilidad!
El vecindario
quiere escuchar
tu repertorio
de no acabar.
¡Qué forma tienes
de charlatán!
Otros te quieren
oír cantar
La paraulata
y el cardenal
y la paloma
del palomar
La abeja rubia
del colmenar
el pino verde
y el naranjal
¡Ay mi lorito!
¡Qué verde estás!
("Lorito real" Canta Pirulero)


Este libro de poemas muestra, nuevamente, la sencillez y la ternura propia de quien se dedica a los niños. Pero la grandeza de esta obra no está sólo en abarcar una poesía para niños, sino que tiene una doble perspectiva, pues los adultos pueden disfrutar de esta obra, tanto como de cualquier otra que haya sido escrita por Manuel Felipe Rugeles. Acerca de Canta Pirulero, Alejandro Carrión, citado por Ernestina Salcedo (1978), ha comentado:

¿Por qué tiene ¡Canta Pirulero! un éxito inmenso?. Yo creo haber descubierto la causa. Como todas las cosas profundas, es simple. Se trata sólo de que Rugeles, en algún rincón de su corazón, sin murallas, ha conservado vivo, intacto, jugoso, limpio, un trozo de su infancia. La fuerza con la cual lo conserva, la fuerza con la cual lo cultiva, ha salido a torrente en ¡Canta Pirulero!.

(Tres momentos en la poesía de M.F.R., El Universal (3-9-55)


En la poesía de Rugeles, finalmente, podemos decir que se recorre toda la geografía nacional. Le canta a los Andes, como hemos visto, pero también le canta a la isla de Margarita, al mar con sus caracoles, al llano con sus garzas, y también a la montaña. Incluso, va más allá, canta a los grandes hombres y a las obras de conocidos artistas.

Todo puede ser visto en la poesía de Rugeles. Como modelo de la temática religiosa, hemos escogido el siguiente poema:

¿Qué imán guardan tus ojos
para ver más allá de nuestros límites
en la profundidad secreta de los cielos?
Con su lumbre ha llegado
a la heredad del triste, de paria y del mendigo
y con su lumbre ha dado
mayor blancura al lirio y al vellón del cordero
y más oro a la parva silenciosa del trigo.


Ha serenado el mar y en sus orillas
multiplica la carne menuda de los peces.
Acaba de dar vida a la hija de Jairo
El agua de los odres ha transformado en vino...

Ilumina los campos y alegra los senderos
y purifica el agua que han de beber los niños...


Pero se anuncia el día de su clara inmanencia
Será el Resucitado, que ha de tornar viviente
Con su gracia impalpable del seno de los muertos...
Llama nunca extinguida de amor y de esperanza
sobre el dolor y el llanto que aún hay en la tierra.

"La Celeste Inmanencia"
Dorada Estación


Nuestro poeta pertenece a la "Generación del 18". Esto significa que vivió la problemática gomecista; igual que sus compañeros se enfrentó al régimen y esto lo llevó al exilio en Colombia. Como buen estudioso, en el país hermano completó su formación intelectual. Ernestina Salcedo (1978), como investigadora preocupada por mantener la vigencia del poeta tachirense, nos ha comentado que a su regreso a Venezuela: ejerce cargos ministeriales y periodísticos de suma importancia, desde los cuales trabaja intensamente en pro de la cultura del pueblo venezolano, especialmente el hombre de la tierra. (p. 240)

Para completar la semblanza y la época del escritor, es conveniente recordar que fue Director de la revista El Agricultor Venezolano; Jefe de Redacción del diario Crítica; Director del Gabinete del Ministerio de Hacienda; Director de la Oficina Nacional de Prensa; Diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Táchira. Entre 1949 y 1952, ejerció cargos diplomáticos en Estados Unidos y Argentina, y desde 1952 hasta 1958 desempeñó el cargo de Director de Cultura del Ministerio de Educación.

Así como hay quienes lo han ubicado dentro de la "Generación del 18", otros disienten de esta idea. Juan Manuel González (1978) ha comentado que quizá por las características de la poesía rugeliana, probablemente el poeta haya sido ubicado en dicha generación, sin embargo, no deja de reconocer el crítico que se trata de un asunto polémico, incluso por la misma idea de "Generación". Opina González que para nosotros el poeta no pertenece a la Generación del 18 ( Paz Castillo, Mármol, Andrés Eloy Blanco, Enrique Planchart, Fombona Pachano, etc.) ni tampoco al Grupo Viernes (José Ramón Heredia, Vicente Gerbasi, Queremel, Rojas Guardia, Alvarez, etc.) (...) En el año 18, Rugeles (...) no conocía ni por carta a los integrantes de esta generación, por otra parte, aunque la edad cuenta poco, tenía 15 años. (p-XVI)

Lo que sí podemos afirmar es que su poesía es atrayente y sutil, que con cada una de sus obras obtuvo un puesto muy especial en la poesía contemporánea de Venezuela. Manuel Felipe Rugeles fue colaborador del "Grupo Viernes" y por tal motivo, se le ha considerado parte de él, aunque no forme equipo con los fundadores. A partir del número 5 de la revista, es posible ubicar el nombre de Rugeles, para ofrecer su poesía junto a los escritores del Grupo y luchar para que la literatura venezolana ocupe el lugar que se merece por la grandiosidad de sus hombres.

La finalidad de este grupo de escritores fue, además de introducir en Venezuela las nuevas corrientes literarias, permitir el contacto con grupos de otros países y renovar la literatura venezolana. Nos dice Pascual Venegas Filardo en una entrevista hecha por la Dra. Lyll Barceló (07/08/81) que el panorama cambió porque las nuevas generaciones fueron avanzando cada día más.

Para finalizar, podemos decir que Manuel Felipe Rugeles fue un hombre comprometido con el destino de su país, de allí su destierro, pero ante todo fue poeta. Como bien ha dicho Ernestina Salcedo (1979): Supo separar la función política del quehacer poético, lo que permitió producir una obra literaria que se apoya en valores permanentes y universales. (p.93)

Hemos hecho un recorrido por la poesía de Rugeles y hemos visto que canta con igual emoción a la montaña, a los niños, a la naturaleza, a Dios; posee una gran sensibilidad que le permitió a su poesía trascender los límites patrios. Por ello, es hora de colocarlo en el pedestal que le corresponde, no sólo en la lírica venezolana, sino en la latinoamericana y por qué no en la universal, ya que su poesía así lo demostró.

http://2.bp.blogspot.com/_m_APEVjzncA/SvH-V_vLS3I/AAAAAAAAAqQ/Ia_mwpPE8aM/S730/rugeles+blog+cabeza.jpg


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS


Barceló L. (Inédito) Algo más sobre Viernes.(1939-1941). Trabajo de Ascenso Caracas: UCAB

Díaz Plaja, G.(1955) "Notas sobre la poesía de Manuel Felipe Rugeles". En: :Revista Nacional de Cultura Año.XVIII Nª 112-113. Caracas, Septiembre-Diciembre.

González J. M. (1978) "Estudio preliminar" Manuel Felipe Rugeles, Poeta del Hombre y de la Naturaleza. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República.

Núñez, F. A. (Caracas: julio-agosto,1953) "Manuel Felipe Rugeles, gran poeta venezolano". En: Revista Nacional de Cultura. Año XIV Nª99.

Olivares Figueroa, R. (1972) Antología de la Poesía Infantil Caracas, MonteAvila Editores.

Paredes, P. P (Caracas: marzo-abril 1955). "Cantos del Sur y del Norte".Culminación y Síntesis poéticas. En: Revista Nacional de Cultura. Año XVIII. Nª109.

Paredes, P.P. (Caracas: marzo-junio 1961) "Manuel Felipe Rugeles y su obra". En :Revista Nacional de Cultura. Año .XXIII Nª 145-146.

Rugeles, M. F. (1950) Canta Pirulero Caracas: Bibliotecfa Popular Venezolaqna. Ediciones del Ministerio de Educación

Riugeles, M.F. (Caracas: julio-agosto 1955) "El Hombre, sólo el Hombre" En: Revista Nacional de Cultura. Año XVIII. Nª111.

Salcedo Pizani, E. (1978) Manuel Felipe Rugeles, poeta de la montaña y de los niños. Madrid, Editorial La Muralla,

Salcedo Pisan E. (1980) "Manuel Felipe Rugeles". En: 25 Clàsicos Venezolanos. Caracas, Meneven.


2 comentarios:

  1. Querida Mireya:
    Hermoso trabajo, recuerdos gratos de encuentros literarios de nuestra Escuela de Letras...

    ResponderEliminar
  2. me gustaria que recordaran la poesia MANIFIESTO DEL ARBOL ... COMPLETO PORQUE CUANDO LO LEO NOTO LA FALTA DE FRASES Y ES UNA HERMOSA POESIA QUE RECUERDO DE MIS AÑOS DE ESTUDIANTE
    MUCHAS GRACIAS
    ANA

    ResponderEliminar